EL TREN DE LA VIDA

Pastor Abner Garcia

EL TREN DE LA VIDA

En un hogar donde vive un verdadero Padre, hay seguridad, si su presencia está ahí, se nota, y cuando ese padre por alguna razón no está en casa, también se nota. Hasta las mascotas reconocen que el jefe del hogar se encuentra presente y por instinto se muestran sumisas y respetuosas cuando escuchan el sonido de la voz de autoridad del Padre.

No hay nada más reconfortante y que llene plenamente nuestro ser que sentir la poderosa presencia de Dios con nosotros, esa convicción nos hace creer por un momento que todo es posible, y que no hay ninguna montaña que no se pueda conquistar.

Pero hay temporadas en la vida en que no sentimos que Dios esté ahí. Siempre se cree que esto es porque hay algún pecado que no hemos confesado, y no hablamos de esto con nadie porque “van a pensar mal.” Si al revisar en nuestro corazón encontramos que no hay un pecado o desobediencia consciente en nuestra vida, ¿Deberíamos sentir la presencia de Dios verdad?… No siempre.

  • Hay un hecho establecido en la Palabra de Dios: El siempre está con nosotros, lo sintamos o no. Esta es la promesa que está escrita en su palabra:

“No te dejaré, ni te desampararé.” Hebreos 13.5 

  • Lo más importante para nosotros es la fe, la cual cree en lo que Dios ha dicho, es por medio de la fe que nos apropiamos de esa palabra.

“Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito, el justo por la fe vivirá.” Gálatas 3.11

  • Las emociones están ahí para ser gobernadas y enriquecer nuestra experiencia de vida, pero no son el motor que nos mueve.

Hace años escuché a alguien ilustrar esto de una manera brillante: Nuestra vida con Dios debe ser como un tren: La locomotora que va adelante es la que mueve todos los vagones. La promesa de Dios es el motor. La fe en esa promesa de Dios es el primer vagón, y el último de ellos son las emociones. No intentemos hacerlo al revés porque no funcionará. Esta es la razón por la que muchos dudan si vale la pena seguir siendo cristiano porque hemos dejado nuestro tren desconectado del motor, aférrate a las promesas de Dios, solo así seguirás avanzando… aunque no lo sientas.

Abner Garcia

DEJAR UN COMENTARIO







UNETE PARA RECIBIR NOVEDADES

Suscribete a nuestro newsletter para recibir noticias, actualizaciones, material exclusivo y novedades por correo electronico.