EL ÉXITO DEL ARTISTA

Pastor Abner Garcia

EL ÉXITO DEL ARTISTA

Cuando era un niño soñaba con cantar y tocar ante miles de personas.

Se vivía una época de ensueño en el ámbito de la música a nivel mundial, ya que la década de los ochentas y noventas produjo grandes talentos. En la iglesia evangélica también surgió música de adoración que marcó un antes y un después, sobre todo porque provenía de corazones que eran movidos por mejores motivos.

Creo en los sueños, como también en trabajar para hacerlos realidad. Durante muchos años me he preparaba para esa “puerta abierta” para ministrar a mucha gente, estudiando música, leyendo la palabra, devorando todo el material accesible para mejorar en cada aspecto donde fuera posible, orando y esperando.

Muchas veces gasté todo mi dinero por adquirir ese instrumento, pagar aquel curso con ese maestro, comprar tal o cual equipo, o grabar en aquel estudio. El artista a veces es tan sensible con su arte porque deposita parte de su corazón, muchas horas de su vida y a veces todo su bolsillo en cada proyecto que realiza.

Hace algún tiempo recibí una palabra que un hombre de Dios me dijo y que por un momento había guardado en algún rincón olvidado… “debes prepararte para ministrar a una audiencia de UNO solo.” lo recordé porque hay ocasiones en la vida en que eres confrontado con la realidad que Dios es la razón y el motivo de lo que hacemos, y que sin él lo puedes tener todo, pero no tener nada.

Es por eso que a veces la verdadera dicha es cuando ya no tienes nada, pero lo tienes a él. No existe cosa alguna en esta vida que se pueda comparar a sentir el abrazo del Padre Celestial, la seguridad y la paz que descubres cuando Dios te permite sentir su presencia, el privilegio de hallar un refugio en su persona y desbordar el corazón como cuando se abre una llave que deja salir torrentes de lágrimas que lavan el corazón y purifican tus motivaciones.

Hoy aun sueño, pero ya no con las plataformas ni los escenarios. El éxito no consiste en grabar múltiples discos, alcanzar la popularidad o tener una agenda llena de eventos todo el año. El éxito consiste en dejarse encontrar por él, y permitir que sea Dios quien sueñe para ti, porque esos sueños no son para beneficio personal, sino que traerán sanidad a los demás y te darán propósito, la oportunidad de dejar un legado que perdurará aun después de dejar este mundo y un fruto que te acompañará cuando por fin veas cara a cara a aquel de quien cantamos y a quien hoy puedo contemplar… en mis sueños

Abner Garcia

DEJAR UN COMENTARIO







UNETE PARA RECIBIR NOVEDADES

Suscribete a nuestro newsletter para recibir noticias, actualizaciones, material exclusivo y novedades por correo electronico.