¿DONDE COMIENZA LA EXCELENCIA?

Pastor Abner Garcia

DONDE COMIENZA LA EXCELENCIA

 

“Y su señor le dijo: bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor”             (Mateo 25.21)

 

Hoy quiero que reflexiones conmigo en unas preguntas sencillas:  ¿Impresionan las cosas grandes a Dios? ¿Le agrada la excelencia a Dios? ¿Qué significa ser excelente ante los ojos de Dios?

 

A los seres humanos nos gusta lo bueno, disfrutamos de la excelencia en el arte, las mejores películas, la ropa más hermosa, los mejores perfumes, carros bonitos, comida en buenos restaurantes. Al observar la belleza y complejidad del mundo que Dios hizo, nos damos cuenta que Dios trabaja con una excelencia asombrosa e infinita, pero ¿Tendrá la excelencia el mismo significado para Dios que el que tiene para nosotros? Veamos algún ejemplo en la palabra.

 

“Y dijo: En verdad os digo, que esta pobre viuda echó más que todos; porque todos éstos, de lo que les sobra echaron para las ofrendas de Dios; mas ésta de su pobreza echó todo el sustento que tenía” (Lucas 21.3-4)

 

Al leer esta historia encontramos algunas claves:

 

  • Las dos monedas de la viuda parecían muy poco, pero era todo lo que tenía, y ella lo dio completo para Dios.
  • Nosotros siempre nos reservamos algo para evitar quedarnos escasos, pero esta viuda cometió un error “estratégico”, no dejó reservado nada. Sin embargo ante los ojos de Jesús, esa viuda era la más excelente de todos.
  • No hay nada grande de ti o de mi que impresione a Dios; pero lo que tú haces con sacrificio, esfuerzo, con todo tu corazón, eso impresiona a Dios.
  • No importa si lo que tienes para darle a Dios parece poco, lo que realmente importa es que lo des todo, que te emplees a fondo.
  • La vida de la persona que Dios llama es probada. No en las cosas grandes, sino en las cosas pequeñas, y en los grandes sacrificios.
  • Todo lo grande comienza con algo pequeño.
  • Si estás listo para ser fiel en las cosas insignificantes, entonces estás listo para las cosas más grandes.

 

CONCLUSION:

Al reflexionar en esto podemos recordar el ejemplo del rey David, quizás el más importante gobernante que haya tenido el pueblo de Israel, su primera labor fue pastorear ovejas en el desierto, con esto no habría impresionado a ninguno de nosotros, pero logró impresionar a uno, a Dios. El mira el corazón, no únicamente lo que está a simple vista.

 

Entrégale tu todo a Dios en cada área donde tengas el privilegio de servirle, él no se merece menos.

Abner Garcia

DEJAR UN COMENTARIO







UNETE PARA RECIBIR NOVEDADES

Suscribete a nuestro newsletter para recibir noticias, actualizaciones, material exclusivo y novedades por correo electronico.